Había una vez una mujer tan fea, pero tan fea que cuando quisó mandar su fotografía por correo electrónico el antivirus la detectó

Había una vez una mujer tan fea, pero tan fea que cuando quisó mandar su fotografía por correo electrónico el antivirus la detectó.

Etiquetas:


¿Te ha gustado? ¡comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *