Cada vez que alguien hace un chiste de disléxicos, Dios gata un matito

Cada vez que alguien hace un chiste de disléxicos, Dios gata un matito.

Etiquetas:


¿Te ha gustado? ¡comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *